Club de Encuentro

Manuel Broseta

16 diciembre, 2021

“El Museo de Bellas Artes necesita dos cosas: una ley de autonomía y un presupuesto digno”

PabloGonzalez-16 PabloGonzalez-12 PabloGonzalez-8 PabloGonzalez-11 PabloGonzalez-1 PabloGonzalez-10 PabloGonzalez-17 PabloGonzalez-19 PabloGonzalez-22 PabloGonzalez-2 PabloGonzalez-3 PabloGonzalez-4 PabloGonzalez-5 PabloGonzalez-6 PabloGonzalez-25 PabloGonzalez-26 PabloGonzalez-27 PabloGonzalez-32 PabloGonzalez-34 PabloGonzalez-37 PabloGonzalez-38 PabloGonzalez-40 PabloGonzalez-41 PabloGonzalez-43 PabloGonzalez-44 PabloGonzalez-45
<
>

La última conferencia del año siempre tiene un carácter especial, y desde hace varios años se viene dedicando a las disciplinas artísticas, en el marco de los Encuentros con la Cultura. Si en 2019 fue la música, este año, 2021 es el arte. En palabras de la presidenta, Amparo Maties, “la cultura hace que el pensamiento alcance su mayor potencial, precisamente en un momento en el que la sociedad vive en exceso de la tecnología” y este año, “vale la pena poner el foco en una institución de Valencia de la que nos tenemos que sentir muy orgullosos”, como es el Museo de Bellas Artes de la ciudad, a través de su director, Pablo González Tornel.

Asimismo, la presidenta aprovechó para recordar que con “Estos encuentros con la cultura pretendemos aportar información y formación con el objetivo de generar esa opinión, pero también de rendir un homenaje o reconocimiento a aquellas personas que son valencianas y que las teníamos muy próximas.”

La encargada de tomar la palabra para la presentación del ponente fue Mª José Navarro, miembro de la junta directiva del Club y presidenta de la Asociación de Amigos del Museo de Bellas Artes. “No puedo ocultar la satisfacción de presentar a Pablo con el que he podido trabajar intensamente durante el tiempo que lleva como director y en el que ha apoyado notablemente la asociación.” Navarro hizo un recorrido por la extensa biografía profesional y académica del director hasta acceder al museo por concurso público hace poco más de un año. “El museo está vivo gracias a la programación, ha habido un esfuerzo por acercar el museo a la ciudad, que se ha traducido en las visitas, gracias al trabajo que Pablo ha hecho en tan poco espacio de tiempo.”

Acabada su intervención, dio paso a la exposición de Pablo González Tornel, doctor Cum Laude por la Universidad Politécnica y premio Extraordinario de Doctorado y profesor de la Universidad Jaume I de Castellón. La primera reflexión que introdujo vino planteada por el mismo título, “Museo de Bellas Artes de Valencia: pasado, presente y futuro de la ‘segunda pinacoteca’ de España”, “Las comillas son voluntarias en la segunda pinacoteca de España, porque entiendo que todos pensamos que el primero es el Museo Nacional del Prado. Y es cierto si nos estamos refiriendo a su colección, pero en términos más amplios, este honor se lo disputan 5 instituciones a nivel nacional”.

Y para esclarecer esta cuestión y conocer realmente cuál es la posición actual de la pinacoteca, el director entró de lleno en la fotografía del Museo, empezando por un muy breve repaso del pasado, con la mención a las fases de renovación del edificio y varias pinceladas a su historia “Es un museo muy complejo y rico, porque, para gran suerte, el reino de valencia ha sido un territorio riquísimo desde la Edad Media. Y complejo, porque al nacer en el 19, en una monarquía autoritaria arrastra una titularidad estatal, que, en el SXX, tras la muerte del dictador, se transfiere la gestión a la autonómica, pero la propiedad se mantiene estatal”.

Esta circunstancia particular, que alguno de los museos que se disputan la segunda posición ya han solventado, es la que limita y condiciona toda su actividad de manera decisiva, como se refirió el director en numerosas ocasiones con ejemplos claros. Y hoy por hoy, es la que encorseta su actuación “El presente, con en esta situación anómala jurídico administrativa, la acción se ha centrado en cuatro ámbitos fundamentales para fortalecer la imagen de un museo: colecciones, investigación, exposiciones y difusión del conocimiento.”

En cuanto a las colecciones y con unos medios irrisorios, han tenido que seguir una estrategia basada en el trabajo de investigación para localizar piezas espectaculares en subastas desapercibidas para los coleccionistas.  Pero también se han hecho con algunas más conocidas de gran valor, es el ejemplo de la adquisición de un Joaquín Sorolla (un retrato de la soprano de Isabel Bru) en Christie’s de Nueva York, entre otros. Además, se ha incrementado por depósitos de obras, como el único retrato de Botticelli en España. Además, nos hemos enriquecido con donaciones de obras de arte, gracias “al trabajo imparable e incansable de la asociación de Amigos del Museo” como apuntaba el director.

En el capítulo de investigación, el museo tiene proyectos iniciados en colaboración con la UPV, con proyectos europeos, FEDER para trabajar sobre la obra de Muñoz Degrain, y con el proyecto PROMETEO de la Generalitat Valenciana sobre el arte del diseño textil, pintada sobre el papel, para luego pasarlo al espolín de seda, la mayor colección se encuentra en este Museo.

En cuanto a la museografía, González Tornel afirmó que se ha trabajado sobre la narrativa del museo que considera fundamental porque “El modo en el que un director expone las obras de arte dentro de las salas de un museo, habla de su forma de entender la historia del arte y de entender las historias que merecen la pena contar”. Así, se han hecho visibles modificaciones en salas, sacando piezas de almacenes, se han montado nuevas salas enteras, y se ha trabajado en publicar los resultados de las investigaciones como no se había hecho hasta ahora, “con el catálogo de la muestra ‘Creer a través de los ojos’ que por primera vez no se ha autoproducido, como se hacía habitualmente, lo que incrementa su calidad y su distribución”.

Además, una de las claves que más público está atrayendo es la meditada programación que se está realizando, siempre pensando en los públicos, como apuntó el director, “hay que reimaginar los museos y el de Valencia desde principios del año ha hecho todo lo posible para abrirse a nuevos públicos, haciendo lo tradicional que se hace en los museos, pero también haciendo cosas que no se espera, danza, artes escénicas, músico, teatro, e incluso cinefórum.”

Y pensando en los públicos, una de las claves que más destaca en este sentido es el trabajo por aportar valor a las muestras “no compramos una obra de arte y la colgamos en la pared, se saca su historia para que la gente sepa la memoria de los cuadros, especialmente de las mujeres.” Ese trabajo se ha realizado con la obra de Sorolla sobre Isabel Bru y también han recuperado un espacio para Ricardo Boix, pero sobre todo de las historias que hay detrás del arte, lo que atrae y enriquece exponencialmente al espectador.

Un futuro con objetivos y retos definidos

Si hay algo que quedó patente en esta ponencia, además del virtuoso don de trasmitir el arte de su director, son los principales retos que afronta el museo en un futuro. La convicción y clarividencia de González Tornel sin duda son algunas garantías para conseguir lo que se proponga, pero para él, no solo depende de su esfuerzo, sino que también “depende de todos los valencianos, y triunfará o fracasará si todos lo queremos.”

Un futuro próximo que pasa por la renovación del entorno del museo, la museografía y nuevos espacios y, sobre todo, ley de autonomía y presupuesto, que será lo que condicione el verdadero crecimiento cualitativo del mismo.

En cuanto la reforma del entorno, aunque la prevista es la parte trasera y lateral, que hará más amable y cercano el edificio a su entorno, para el director la verdadera preocupación no es esa, sino la delantera “Lo importante es que está separado de la ciudad por una autovía, en la que los coches circulan por la misma puerta del museo – y por los cinco puentes históricos de la ciudad- a casi 70km/h. Los pretiles del río no deberían tener vías rápidas. Ese entorno es el que permitiría una relación del museo con la ciudad que mejoraría sustancialmente”

Pero con todas estas actuaciones, el museo seguirá siendo el mismo, “para dar un paso de gigante, el museo necesita dos cosas, una ley de autonomía y un presupuesto, porque es como dará un salto cualitativo y le distinguirá de los museos que se disputan el segundo puesto en pinacotecas.”

Qué permite una ley de autonomía, entre otras: convenio con otras instituciones, solicitud de proyectos de investigación financiados, solicitud de subvenciones, captación de patrocinios, captación de inversiones de capital privado, aceptación de legados y donaciones, cobro de entradas, cobro de tasas por cesión de espacios, venta de publicaciones, tienda del museo o la independencia de las decisiones científicas y técnicas.  En este punto, destacó que hay muchas maneras de cambiar su figura jurídica para que se pueda dar un santo cualitativo, solo es cuestión de tiempo y verdadera voluntad.

Y otra de las cosas que puede mejorar sustancialmente el museo es tener un presupuesto digno. El director hizo una comparación con otro museo para argumentar la disfunción que sufre el museo. “Toda la sociedad valenciana debe apoyar al museo si queremos que sea la segunda pinacoteca que merece mucho mimo tanto por ella como por mi parte.”

Para finalizar, la presidenta dio las gracias a Pablo González por aceptar por segunda vez la invitación del Club, la primera fue a través de la microconferencia, que cuenta con más de 2.000 visitas al vídeo de Youtube, “Has hecho club, te agradezco la claridad, la sinceridad y la exposición.”.

 

 

Comparte en tus redes:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email