Club de Encuentro

Manuel Broseta

28 octubre, 2021

“Marruecos tiene dos llaves estratégicas que lo hacen temido: la de la cooperación terrorista y la de la inmigración irregular”

_BL_8758 _BL_8740 _BL_8735 _BL_8706 _BL_8751 _BL_8777 _BL_8713 _BL_8724 _BL_8727 _BL_8764 _BL_8770 _BL_8772 _BL_8783 _BL_8794 _BL_8798 _BL_8805 _BL_8813 _BL_8814 _BL_8818 _BL_8833 _BL_8846 _BL_8866 _BL_8872 _BL_8888 _BL_8902 _BL_8904 _BL_8906 _BL_8909 _BL_8911 _BL_8923 _BL_8933 _BL_8956 _BL_8962 _BL_8970 _BL_9012 _BL_9023 _BL_9061 _BL_9070 _BL_9080 _BL_9106 _BL_9124 _BL_9156 _BL_9161 _BL_9233
<
>

El pasado 26 de octubre tuvo lugar una nueva actividad presencial del Club de Encuentro, la tercera de la temporada, a cargo del escritor y periodista especializado en Magreb, Ignacio Cembrero. Bajo el título “España y Marruecos una vecindad tirante”, Cembrero compartió su amplio conocimiento sobre nuestros países vecinos, Marruecos y Argelia y especialmente sobre las relaciones diplomáticas y comerciales actuales con ellos.

En esta ocasión, el encargado de la presentación del ponente fue el vicepresidente del Club de Encuentro, Salvador Vives, que, tras la bienvenida de la presidenta, Amparo Matíes, realizó un recorrido por la dilatada trayectoria periodística en los principales diarios, como El País, el Mundo y ahora El Confidencial, que alterna con colaboraciones en tertulias de TV como La Sexta. El ejercicio de su profesión y la libertad de prensa le ha valido varias denuncias, entre ellas, la que le hizo salir de El País en 2014, presentada por el presidente del Gobierno marroquí por enaltecimiento del terrorismo, que finalmente fue archivada. En opinión de Vives, Cembrero, “es la persona más informada en España sobre lo que ocurre en el Magreb y sobre las relaciones entre España, Marruecos y Argelia en ese triángulo tan complicado.”

Tras dar las gracias por la invitación y antes de entrar en materia, el periodista quiso hacer una importante matización: “Me van a escuchar criticar mucho a Marruecos y sobre todo a sus autoridades, pero me gustaría dejar claro que no soy anti marroquí, sino todo lo contrario, tengo el convencimiento de que lo mejor es tener buenas relaciones y conozco a todos y cada uno de los periodistas en la cárcel y con algunos incluso tengo una estrecha relación de amistad.”

Para ubicar a los presentes, el periodista hizo una breve introducción de las características de Marruecos y Argelia, así como su posición geográfica, más cercana de Valencia, que por ejemplo Sevilla, de ahí la razón de esa vecindad. “Argelia y Marruecos son dos vecinos importantes, no solo por la cercanía física, sino porque es el mayor socio comercial, hay unos 270 mil marroquíes que han adquirido la nacionalidad en los últimos tiempos. Argelia importa sobre todo porque ha sido el primer proveedor energético de España, el 47% del gas que se consume en España viene de allí, con picos del 60%. Ahora nos está llegando una inmigración irregular de argelinos intensa, más que marroquíes, actualmente.”

En opinión de Cembrero, por parte de los políticos, tanto PSOE, como PP, ha habido una política desequilibrada, se ha prestado más interés a Marruecos que Argelia. Y razonó que “Marruecos es un país temido por dos razones, porque tiene la llave de la cooperación terrorista, fundamental para luchar contra el yihadismo, que no ha desaparecido, y esa la utiliza para presionar a España (agosto de 2014, que se suspendió), pero la otra llave es más preocupante, que es el de la inmigración irregular.”

Crisis históricas con Marruecos

Según apuntó Cembrero, la primera crisis de la historia reciente con Marruecos se produjo en 2002, con la toma de Perejil, y quedó zanjada de forma satisfactoria para España, gracias a la mediación de EEUU, durante el Gobierno de Aznar. La actual es la segunda más grande, y en contra de lo que pueda pensar la opinión pública, Cembrero argumentó que no empieza el 18 de abril de 2021, cuando se acoge en un hospital al líder Polisario, sino que la crisis se remonta al 10 de diciembre de 2020, cuando Donald Trump anuncia al término de una negociación con Marruecos, que reconoce la soberanía de Marruecos frente al Sáhara occidental. Como el periodista explicó, esto fue un hito insólito, porque hasta la fecha, ningún país lo había hecho públicamente y al dar ese paso, la diplomacia marroquí se envalentona, y nos pone entre las cuerdas a España, ya que empiezan las presiones de Marruecos para que se siga el ejemplo de Donald Trump, o para que se den pasos para respaldarle en el conflicto del Sáhara. Ese es el arranque de la crisis entre España y Marruecos, lo que se agrava profundamente cuando el 18 de abril ingresa el líder polisario entra en el hospital de Logroño.

Según Cembrero, “A partir de ese momento, Marruecos empieza a tomar represalias, hace dos comunicados, se llama al embajador de España, también al embajador de Marruecos en España. Hoy en día no hay embajador en Madrid, por lo que no se puede decir que haya normalidad.”

Crisis migratoria y difícil vuelta a la normalidad

A partir del 17 de mayo, se abre la frontera, y entran en España entre 10.000 y 12.000 personas en menos de 48 horas. En opinión de Cembrero, entran ayudados por las fuerzas de seguridad marroquí, en lo que fue claramente una operación orquestada por el lado marroquí. Y la última sanción marroquí a España fue orquestar la operación paso del estrecho esquivando España, a través de otros puertos. Aún hoy no se puede viajar en ferri, desde España a Marruecos, sí desde Marsella o desde Génova, “Lo que es otro síntoma de que no tenemos normalización” según el periodista.

Aunque según Cembrero, España desde entonces ha realizado varios gestos intentando alcanzar esa normalización, con gestos por parte del presidente del Gobierno, y otras autoridades, con concesiones, como la salida de la ministra Arancha González Naya, que se había convertido en la bestia negra, que fue la persona del Gobierno que defendió con más convicción la acogida de Ghali en Logroño, mientras otros eran reacios, por el momento hay muchas señales que demuestran que volver a una relación normal aún no es inminente.

“Las relaciones van a seguir siendo difíciles, tanto las españolas como las europeas, no se ha avanzado nada. Marruecos va a persistir en la crisis y las sentencias pendientes no van a beneficiar la postura marroquí.”

Como de costumbre en el Club de Encuentro, entre el público asistente estaban diferentes autoridades y representantes de la sociedad civil como el secretario autonómico para la UE y relaciones Externas, Joan Calabuig, el comandante militar en Valencia y Castellón, Miguel Ángel Guil, el Cónsul Honorario de Hungría en Valencia, Andrés Goerlich, el Consúl de Guatemala, Ernesto Bonet y el vicerrector de Proyección Territorial de la Universitat de València, Jorge Hermosilla, entre otros.

Comparte en tus redes:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email